The Biblical Christian Translators Association | Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

Monday, October 24, 2016

El poder de la fe que vive en ti


El libro de Jueces relata la historia de una época muy oscura para Israel. Aún en las tinieblas, Dios estaba trabajando. Como frecuentemente lo hace, Él trajo luz y esperanza desde el lugar más inesperado. Noemi acompañó a su esposo incrédulo, Elimelec, a la tierra de Moab. Él dudó que Dios pudiera sustentarlo en la tierra prometida, por lo que le dio la espalda a la provisión del Dios de Israel.

Años más tarde, Noemi regresó de Moab a Belén. Su esposo y sus dos hijos habían fallecido. Lo único que le quedaba era su nuera, Rut. Aún en su amargura y tristeza, Noemi mantenía la fe en el Señor de los ejércitos. Rut lo sabía y esa misma fe comenzó a crecer en su interior. Rut adoptó al Dios de Noemi, el Dios de Israel, como su Dios con estas famosas palabras:

"Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios" (Rut 1:16).

¿Qué fue lo que hizo que Rut hiciera suyas las promesas del pacto del Dios de Israel? Había visto a su esposo, a su suegro y a su cuñado morir en Moab. Había visto la pena de Noemi. Tenía claro que Israel ya no era la potencia política y militar que fue durante la conquista de Canaán, bajo el liderazgo de Josué. Sabía que Noemi no tenía garantía de prosperidad una vez que regresaran a Israel y que muy probablemente tendría que cuidar de su suegra en su nueva patria. ¡No era un futuro prometedor!

A pesar de ello, a través del poder del Espíritu Santo, Rut fue atraída por el Dios de Noemi. La atracción era tan potente que rechazó a su gente y sus dioses y eligió honrar a Noemi y seguir a su Dios. Así vemos que en medio de su tristeza, Noemi se acordó de su Dios, tanto que Rut estaba dispuesta a dar su vida por seguir a este Dios.

Conforme Rut se levantó de las cenizas de su vida miserable en Moab, Dios hizo brotar en ella el poder de una fe vivificante. Esta joven confió su vida al Dios de Noemi. Cuidó de su suegra y siguió respetuosamente su dirección y consejo de presentarse ante Booz. En todo esto Rut demostró que la fe que vivía en Noemi ahora ardía fuertemente dentro de ella.

En la oscuridad vino la luz; en la desolación surgió la esperanza; en medio de la incredulidad llegó la bendición. Del vientre de una extranjera nació descendencia real. Rut vino a ser la abuela del Rey David y ancestro de Jesucristo, ¡el Rey de reyes!

En nuestro mundo actual las cosas son ciertamente sombrías, ¡pero el Dios de Noemi y Rut aún vive y reina! Todavía brinda esperanza cuando no quedan más que cenizas. Cuenta la historia de Rut a tus hijos. Recuérdales el poder de la fe que Dios da como un regalo a Sus hijos. Diles que el propósito de Dios para toda la historia todavía permanece. Nadie puede hacer retroceder Su mano.

Muéstrales a tus hijos el poder de la fe que vive en ti.


© Copyright 2016, Shepherd Press. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso.
Publicación original en http://www.shepherdpress.com/the-power-of-faith-living-in-you/
Para más información, visite www.shepherdpress.com [1] / www.poiema.co [2]
Traducción: Noemí Vázquez, BCTA


Tuesday, October 11, 2016

¿Excusas o arrepentimiento?


Las excusas corroen las relaciones humanas, debilitan el carácter y evitan que confiemos en Dios. La actitud del que encuentra excusas suele ser buscar culpables en lugar de buscar a Dios en arrepentimiento. El arrepentimiento trae esperanza, mientras que las excusas causan que nos sintamos frustrados y con la necesidad de culpar a otros.

En Proverbios 28:13, el Espíritu Santo describe así la diferencia entre ambas actitudes:

"El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia".

Encubrir nuestros pecados (es decir, buscar excusas) destruye la confianza en Dios. Sin embargo, el arrepentimiento resulta en misericordia y bendiciones de Dios. Pon atención a lo que dices tú y a lo que dicen tus hijos. Si escuchas respuestas como las siguientes, podrías sospechar que las excusas se han vuelto un patrón de comportamiento:

"Lo lamento. No era mi intención enojarme".
"Es que estoy cansada".
"Él empezó".
"Si fueras más amable, sería mucho más fácil".
"El clima está horrible y tengo que quedarme aquí encerrada. Por eso estoy irritable".
"No fue mi culpa. Es que no me siento bien".

Estas respuestas son ejemplos de excusas que no reflejan libertad, sino frustración y remordimiento. Si por el contrario el arrepentimiento fuera nuestra primera reacción, podríamos estar confiados en la misericordia de Dios. Ya no necesitaríamos una excusa porque sabríamos sin duda que Dios nos perdona y que Él puede ayudarnos a cambiar. El arrepentimiento es el camino a la libertad.

El arrepentimiento puede definirse así: “Cambiar de forma de pensar y dar la media vuelta para hacer lo que es correcto”.

Este es un ejemplo de una oración que puedes hacer:

“Dios, gracias por hacer posible mi arrepentimiento al enviar a Jesús a vivir y morir en mi lugar. Gracias porque mi pecado ya no me separa de tu amor. A veces sigue siendo difícil para mí arrepentirme; especialmente cuando soy terco y estoy enojado y quiero que las cosas se hagan a mi manera. Por favor dame un corazón arrepentido y ayúdame a amarte más. En el nombre de Jesús, amén”.

Tomado de: Get Wisdom! por Ruth Younts.

Aprende y enseña esta oración a tus hijos.


© Copyright 2016, Shepherd Press. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso.
Publicación original en http://www.shepherdpress.com/excuses-or-repentance-2/
Para más información, visite www.shepherdpress.com [1] / www.poiema.co [2]
Traducción: Ana Franco, BCTA




Monday, October 10, 2016

This Monologue Called Prayer…

Lord, I want to tell you that I need a lot of things. I want to tell you that what I asked for a month ago has not yet arrived. My throat has gotten better, thank you, but I wasn’t able to get a new car. And neither was I able to buy the new cell phone that I want so badly.

But don't worry, I can wait eight more days.

Ah, I forgot! They told me at work that they were going to start laying people off. Lord, you know that I work hard. Well, sometimes I'm lazy, but it's only because I need some rest, I’m sure you understand. So, I pray that they won't let me go. Let them lay off my coworker next to me, who's always asleep.

(Now I really have to go to the prayer meeting. If I go I´m sure we can sum efforts and convince the Lord to keep me from losing my job. I am his child, after all. Right?)

This is not a monologue invented out of "whole cloth." Let's be honest. How many times have we prayed for trivialities (and for important things) asking God, "your will be done," only if His will is the same as ours?

We have been taught poorly regarding prayer. Or perhaps we have "learned poorly" at our own convenience. Whenever we pray, many of us talk and talk and talk and ask and ask and ask, and then, at some point, we give thanks. But we forget that everything, and I mean everything, is for God; for his honor and glory. Including our prayers. Yes, our prayers must be for his glory! Have you not been told?

Here is a very interesting study about prayer with Paul Washer. You can see it here.


Copyright © 2008-2016 Ministerios Jesús 24x7®

Original publication: http://yalevantate.blogspot.com/2008/09/ese-monlogo-llamado-oracin.html

Translator: Penn A. Tomassetti, BCTA

Tuesday, October 4, 2016

Cuando siento miedo


El mundo es un lugar aterrador. La vida está llena de cosas que ni tú ni yo podemos controlar. No puedes garantizar seguridad para tus hijos. El cáncer no desaparece sólo porque lo desees. No puedes quitar al conductor ebrio del camino. No puedes obligar a los líderes mundiales a ser sabios y responsables. No puedes eliminar los peligros en el parque, ni siquiera en tu patio. No puedes detener el huracán o el terremoto. En resumen, no puedes erradicar las cosas que provocan temor en esta vida.

Incluso en momentos aterradores, Dios te llama a confiar en Él. Esto es lo que te dice el Espíritu Santo en el Salmo 56:

"En el día que temo,
Yo en ti confío.
En Dios alabaré su palabra;
En Dios he confiado; no temeré;
¿Qué puede hacerme el hombre?"
Salmo 56:3-4

¡Este pequeño pasaje nos da esperanza! ¿Qué puede hacerme el hombre? Ante Dios, no existe amenaza alguna, aún si nuestras vidas parecen estar en peligro. Un ejemplo de esta confianza en Dios son los tres amigos de Daniel cuando se enfrentaron a la muerte en el horno por obedecer a Dios. Recuerda lo que ellos dijeron al rey. Le dijeron que honrarían a Dios ya fuera que los rescatara o no. ¡Qué puede hacerte el hombre!

Así que cuando tú o tus hijos sean confrontados por el miedo, incluso un miedo sobrecogedor, confiar en Dios es la forma de tener paz.

Una manera bíblica de entender la confianza y cómo orar por ella es esta: confiar es creer y hacer lo que Dios dice en la Biblia, incluso cuando sea difícil hacerlo.

Una oración para confiar en Dios puede ser ésta:

Padre celestial, por favor ayúdame a confiar en ti. Gracias por tener el control de todo y por hacer todo para mi bien. Tú has prometido cuidar de mí. Ayúdame a creer y actuar de acuerdo a ello, aún cuando tenga miedo. En el nombre de Jesús, Amén.

Tomado de Get Wisdom! Por Ruth Younts

© Copyright 2016, Shepherd Press. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso.
Publicación original en http://www.shepherdpress.com/when-i-am-afraid/
Para más información, visite www.shepherdpress.com [1] / www.poiema.co [2]
Traducción: Noemí Vázquez, BCTA


Friday, September 30, 2016

Enseña a tus hijas a temer a Dios, no a los hombres


Las relaciones basadas en el temor de Dios brindan seguridad y protección. Los hombres que temen a Dios honrarán, apreciarán y comprenderán a sus esposas. Las mujeres que temen a Dios serán capaces de reconocer a los hombres que no temen a Dios. Esta sensibilización permite a las mujeres protegerse de relaciones que las pueden conducir a la utilización, inseguridad y abuso. Tus hijas deben saber esto.

Los hombres débiles encuentran seguridad cuando las mujeres les temen. Es verdaderamente irónico. Estos hombres se ponen a sí mismos en el lugar de Dios. Ellos exigen ser admirados y reverenciados.

Los hombres explotadores y abusivos siempre aparentarán ser comprensivos en extremo, pero sus motivos están lejos de ser puros. Conforme progresa la relación, el cuidado se convierte en control. La evolución continúa hasta que una horrenda mezcla de abuso y conciliación se convierten en la norma habitual. Finalmente, los hombres en cuestión sólo se sienten satisfechos cuando se comportan de manera abusiva.

De este modo, se establece y transmite de una generación a otra el horrible ambiente de las relaciones abusivas. Esto es lo que pasa cuando se reemplaza el temor a Dios con el temor a las personas.

En dichas relaciones, se hace sentir a las mujeres que ellas son el problema, que tienen la culpa de las acciones abusivas del hombre. Los hombres abusivos se esfuerzan en crear y mantener este engaño. Se debe ayudar a las mujeres a liberarse de esto. En sus vidas, es Dios quien debe ser temido y no los hombres. Se requiere valor para clamar por ayuda, pero es necesario que suceda. Si el abuso pecaminoso es verbal, llévalo ante la iglesia. Si el abuso es violento y físico, llévalo ante las autoridades legales y ante la iglesia. Si la iglesia falla en examinar a fondo lo que está sucediendo, exijan que lo haga. Si se rehúsa, busca otra iglesia que quiera hacerlo.

Esta epidemia de abuso ha infectado nuestra cultura. Brevemente, aquí están tres maneras de combatirla:

Primeramente, se debe enseñar a nuestras hijas que el propósito de Dios para ellas es que sean honradas y no manipuladas, comprendidas y no controladas. Se les debe advertir que existen hombres que usarán el nombre de Dios como un medio de control y engaño. No cualquiera que dice “Señor, Señor” es confiable. Lo hombres que aman y temen a Dios sustentarán, cuidarán y entenderán a las mujeres, de manera particular a sus esposas.

En segundo lugar, debemos enseñar a nuestros hijos a valorar a la mujer como Dios lo ordena. Las mujeres no son objetos que se puedan poseer. A las mujeres se les debe honrar y atender, no controlar ni subyugar. Las mujeres han sido creadas a la imagen de Dios y se les debe tratar como tales.

En tercer lugar, y lo más importante, la iglesia debe estar consciente de que estas relaciones abusivas existen en la iglesia también. El abuso puede ser verbal, físico o una combinación de ambos. Debe ser identificado y detenido.

Toda relación tendrá conflictos y luchas por solucionar. Una relación bíblicamente saludable será capaz de resolver estos problemas como parte de su vida. Pero las relaciones abusivas no podrán sanar sin el cuidado y ayuda externa. Y, sin olvidar lo obvio, las mujeres pueden ser abusivas en las mismas formas que se mencionaron anteriormente.

Si se teme a Dios entonces la iglesia debe actuar para proteger y ayudar a aquellos que están atrapados en la oscura cultura del abuso. Hay mucho más por decir. Algunas mujeres están atrapadas pensando que si ellas actuaran de una forma diferente, el abuso pararía. No se dan cuenta que tales pensamientos están basados en el temor al hombre y no en el temor a Dios. Preocúpate lo suficiente por tus hermanos y hermanas como para involucrarte. Teme a Dios en lugar de al hombre.

"En el temor de Jehová está la fuerte confianza;
Y esperanza tendrán sus hijos.
El temor de Jehová es manantial de vida
Para apartarse de los lazos de la muerte".
Proverbios 14:26-27


© Copyright 2016, Shepherd Press. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso.
Publicación original en http://www.shepherdpress.com/teach-your-daughters-to-fear-god-not-men/
Para más información, visite www.shepherdpress.com [1] / www.poiema.co [2]
Traducción: Noemí Vazquez, BCTA


Monday, September 26, 2016

To Whom Be The Glory?


Many times we forget who is the author and sustainer of all that exists. The author of our life and of our talents. The author and consummator of the faith —Christ Jesus.

We come to think that we are the important ones. Truly, society, culture and this “postmodern age” bombard us with the idea that we are the center of everything and that outside of oneself, the importance of other people and of any other being (God himself) is relative, because nothing matters more than satisfying one's own needs of pleasure and well-being here and now.

And so we go through life, as the center of the universe, individuals and mankind as a whole, dedicating ourselves to giving first place to man and paying homage, and honor, and glory to self and to those we admire.

After a bit of time, we feel we can achieve anything by our own means. In fact, the entire “Self-Help” industry pushes us to believe that by ourselves, we can achieve whatever we set our minds to. It is sad that today many churches have also taken up this “philosophy” and preach from their pulpits that we can be whatever we want to be. That all we have to do is believe and have faith in oneself in order to get the divine forces working towards our benefit so that we reach our goals.

We become the main protagonists, if not the only, and we leave out Jesus, God, and the Holy Spirit; we don't need them anymore.

It would do us good to remember from time to time, some of the things the Bible says about man:

"O LORD, what is man, that You take knowledge of him? Or the son of man, that You think of him?" (Psalm 144:3 NASB)

"Man is like a mere breath; His days are like a passing shadow." (Psalm 144:4 NASB)

"For He Himself knows our frame;
He is mindful that we are but dust.
As for man, his days are like grass;
As a flower of the field, so he flourishes.
When the wind has passed over it, it is no more,
And its place acknowledges it no longer." (Psalm 103:14-16 NASB)

"On the contrary, who are you, O man, who answers back to God? The thing molded will not say to the molder, "Why did you make me like this," will it?" (Romans 9:20 NASB)

The protagonist, the true author is not you nor I, but God. He is the author of all things. Remember?

"For it was fitting for Him, for whom are all things, and through whom are all things, in bringing many sons to glory, to perfect the author of their salvation through sufferings." (Hebrews 2:10 NASB)

"And having been made perfect, He became to all those who obey Him the source of eternal salvation" (Hebrews 5:9 NASB)

"Therefore, since we have so great a cloud of witnesses surrounding us, let us also lay aside every encumbrance and the sin which so easily entangles us, and let us run with endurance the race that is set before us, fixing our eyes on Jesus, the author and perfecter of faith, who for the joy set before Him endured the cross, despising the shame, and has sat down at the right hand of the throne of God." (Hebrews 12:1-2 NASB)

I want to end with this thought: Everything is about God; he deserves all the credit. He deserves all the honor and all the glory today and forever.

"Whoever speaks, is to do so as one who is speaking the utterances of God; whoever serves is to do so as one who is serving by the strength which God supplies; so that in all things God may be glorified through Jesus Christ, to whom belongs the glory and dominion forever and ever. Amen." (1 Peter 4:11 NASB)

There is a song in Spanish, written by Marcos Vidal, a Spanish Pastor that talks about this subject. Let me share the lyrics with you. As you read, I encourage you to meditate on 1 Peter 4:11.

"To You Be the Glory"
by Marcos Vidal

"Where would we be if You had not made the sun?
Where would we be without light or heat?
We're fragile creatures in Your world unequaled
Where are we going if Your hand doesn't stop the storm?

And even so we can forget Your love,
raising ourselves up with pride and no reason.
I want to give with my song what few give You anymore:
to You be the glory, to You alone the honor [above].

We are so smart in our own opinion,
yet so small before You, oh Lord.
You see our limitations that make us fail
and You slowly restore us and make the sun shine again
and even though sometimes we pretend in our imagination
to be the great protagonist of the act
ignoring Your presence, Your care and Your love
To You be the glory, to You alone the honor [above].

In my own life I see the footprint of Your love
that has guided me moment by moment, oh Lord.
I don't want to be so foolish as to forget the great pain
You suffered for my guilt, offering me forgiveness
and if I ever raise myself with pretension and pride
trying to be my own author,
make me see Your wounded body and shame me Lord,
To you be the glory, to You alone the honor [above].

Make us see Your wounded body and shame us Lord,
To you be the glory, to You alone the honor [above]."


Copyright © 2008-2016 Ministerios Jesús 24x7®.
Original Publication at: http://jesus24x7.blogspot.mx/2008/09/la-gloria-quin.html
Translator: Penn A. Tomassetti, BCTA


Tuesday, September 20, 2016

She’s no longer with us


I wasn’t aware until today when they told me. Luz Maria died Saturday during the night. She was a young woman with a promising future and a husband that loved her dearly. All of her family will miss her very much. I didn’t know her but I did know her husband.

This evening I was in the chapel at her viewing. Just two days ago she had plans and activities. Today, today she’s no longer here. They took her life for no reason. There’s no good reason for it at all, especially to those who loved her.

Today I met her older sister. I knew she was a Christian and that she had spoken with Luz Maria at different times. She had presented the message of salvation to her. Today we have hope that that message was received by Luz Maria. Her sister is convinced of this. Thanks be to God.

But what about those who are still alive? Who will speak with them? Are they aware at all that our life can be gone in a mere moment? And what about those who are near you? Do they know their sinful condition before the Creator? Have they heard of the love of God? Have you told them about Jesus and His death on the cross where He paid for the sins of those who repent and put their faith and trust in Him?

Yes, it isn’t always easy. But it’s necessary to do so. It’s necessary because it’s a command. Jesus expects it of you (Mark 16:15). Look, you can recommend the web page "Need God" to those you know:

http://www.needgod.com/

After they’ve read it (of course, you should read it first), talk to them and help them to really understand the plan of salvation (it’s all explained there). Explain to them what their response to the Gospel should be.

Important reminder: Never, ever forget to pray for them. Always pray to the Lord that He might use you as His instrument and that He might bless your witness. Ask the Holy Spirit to touch the hearts and minds of those you invite to read the Gospel message on that web page. This is the first thing. Talking to them about the Gospel is our work, but the result is always, and I emphasize, always the work of the Lord.

"How then will they call on Him in whom they have not believed? How will they believe in Him whom they have not heard? And how will they hear without a preacher?" (Romans 10:14 NASB)


Copyright © 2008-2016 Ministerios Jesús 24x7®.
Original Publication at: http://yalevantate.blogspot.mx/2008/08/hoy-me-enter-de-que-ya-no-est-con.html
Translator: Penn A. Tomassetti, BCTA