Se requiere más que solo datos


La mayoría de los problemas que tú y tus hijos enfrentarán no serán causados por falta de información, sino que surgirán por falta de buen jucio.

Después de la muerte de Josué, Israel se descarriló.

¿Por qué?

Ellos conocían acerca de Dios pero no conocían a Dios. Leemos en Josué 2:10 acerca de los tiempos posteriores a la muerte de Josué:

"Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel".

Al leer a través del libro de los Jueces, parece ser que las personas conocían acerca de Dios ya que todo el tiempo hablaban de Él. Pero no hablaban acerca del Dios que conocían sino de uno al que querían usar para mejorar sus vidas. Pronto olvidaron todo lo que Dios había hecho por ellos como personas y como nación. El nombre de Dios se invocaba frecuentemente en un esquema que pretendía enriquecer sus vidas. Esto fue lo que los hizo susceptibles a caer en las trampas de los dioses falsos de los pueblos de su alrededor.

Uno de estos dioses falsos era Baal, el dios de la fertilidad. Mediante "sus" tormentas el hacía crecer la siembra. El sexo era parte de la forma de adoración a él. Imagina un dios que satisfaría tu estómago con comida y al cual podrías adorar teniendo sexo. Al no conocer a la persona de Dios, esto era demasiado para que los israelitas pudieran resistirlo. La adoración a Baal infestó al pueblo de Israel durante los siguientes siglos. Un respetado comentarista, Dale Ralph Davis, lo pone de esta manera:

"La Biblia es clara: la amnesia produce apostasía. Por esta razón, la Escritura hace tanto énfasis en que la iglesia no olvide lo que el Señor ha hecho por nosotros… Cuando permitimos que sus callados cuidados o su drástico rescate queden en el olvido, estamos caminando hacia Baal".

Israel había olvidado la maravilla y bendición de conocer a Dios de corazón. Estaban interesados solamente en lo que Él podría hacer por ellos. Con esta perspectiva en mente, no era de maravillarse que Baal les resultara tan atractivo.

El enfoque de Deuteronomio 6:4-7 es que conozcamos a Dios profundamente en nuestros corazones. No les hables a tus hijos acerca de Dios; háblales del Dios que te rescató de ti mismo y del infierno. Cuéntales cuan profundamente sus palabras han impactado tu corazón.

Nuestra cultura no es muy diferente de la cultura que atrajo a Israel hacia el placer sexual y la falsa adoración. Los datos acerca de Dios no llevarán a tus hijos hacia Cristo: aprende del error de Israel. Ama a Dios con tu corazón y ámalo tanto que tus ojos sean iluminados con su verdad. Se requiere más que solo datos, se requiere una relación con una persona, ¡la maravillosa persona de Jesucristo!


© Copyright 2016, Shepherd Press. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso.
Publicación original en http://www.shepherdpress.com/it-takes-more-than-data/
Para más información, visite www.shepherdpress.com [1] / www.poiema.co [2]
Traducción: David Franco, BCTA


Comments

Popular posts from this blog

¿Excusas o arrepentimiento?

Mujeres y Trabajo fuera del Hogar | John MacArthur

El poder de la fe que vive en ti